domingo, 3 de octubre de 2010

NOUVELLE CUISINE

Dedico esta entrada a mi amigo Pedro. Bloguero, poeta y cocinero, que nos deleita con recetas, llenas de calorías y de ingenio, en su página EN SERIO Y EN BROMA. Esto viene a ser, como ya hice este verano con el curso de cata de melones y sandías, la versificación de su entrada. Me he tomado la libertad de robarle la idea y la foto de cabecera, pero es que me pone unas penitencias... Quien no se lo crea que lea los comentarios de la anterior entrada. Un abrazo, Pedro, y ¡que vivan los bocatas de calamares con mahonesa!


Hoy muestro la elaboración de un plato
delicado y escaso de ingredientes,
escueto y muy del gusto de las gentes
que quieren cocinar bueno y barato.

Inténtalo si eres un insensato
de esos de las barrigas prominentes,
mucho más si sois gordos decadentes
que asaltáis la despensa sin recato.

Sobre el plato, la fuente o la bandeja
no pongáis ni ternasco ni molleja
ni lomo, ni entremuslo ni pechuga,

que oreada con vinagre y con aceite
se puede degustar con gran deleite
una hoja simple y verde de lechuga.

LdP

9 comentarios:

Carlos Fernández Ocón dijo...

Mal ese plato, hay que poner al menos un escupitajo y un anís, sino queda pobre.
Es que no sabéis...

Carlos Fernández Ocón dijo...

Mas lecciones de cocina de vanguardia:
Deben ser al menos 3 'ingredientes', siempre impares y de colores que contrasten. Con la primera propuesta de la foto, además, se hace muy difícil un nombre adecuado para él, ya que debe ser una parrafada que incluya palabras inventadas, galicismos y a ser posible alguna 'mariconada'. A partir de ahí, OK a lo que sea.
No me debéis nada, ha sido un placer.

Pedro dijo...

Vengo de comer con mi contraria (hoy tocaba) y me encuentro con esta muy agradable sorpresa.
¡Gracias, Don Love, me ha dejado sin palabras y sin lechuga, pero repartir con un amigo no es repartir, es compartir y eso se hace siempre con agrado.
Un abrazo y
¡Vivan los bocatas de calamares!

Javier dijo...

¡Vivan los bocatas de calamares!, pero para D. Pedro dejaremos sólo los agujeros por tratarnos tan mal últimamente. ¿Una hoja de lechuga?, ¡no te fastidia!

Un abrazo.

Old Nick dijo...

Si queredes comer a la Española,
una buena muestra de "Salade",
acudid al Mesón de la Bartola
y no huyáis a París, de Promenade...
Que ahora está de Moda la "Cuisine"
esa que nunca mata la "Famine"
Porque te ponen Escasa Cantidad,
y le Clavan la CUENTA, sin Piedad,
Cuando es un buen Gourmet quien Pide,
que es Lechuga, en Salade "Deconstruide"...

¡Que Huevos con Torrezno me he tragau!
Y Hogaza, Orujo y Postre y... ¡¡RIAURIAU!!
Seor Love, si hambre téneis, ya estáis Bien AVIDAU!

Un cordial y Gastronómico Saludo.

Tannhäuser dijo...

¿Lechuga?, ¡que desatino!,
no basta la vitamina
cuando es el hambre canina,
ni combina con el vino.
D. Love, tu ingenio es fino
así, espero que repares
que yendo por esos bares
no creo meter la pata
si yo me pido un “bocata”
¡¡¡bien lleno de calamares!!!

aspirante dijo...

Tras esa visión espantosa y diabólica raudo he acudido a por un bocata de calamares y otro de chorizo frito.
Ya e manchado el teclado de grasa.

iNtERMitENtE iMpERtiNENtE dijo...

El mismo Ferrán Adriá
bien lo podría llamar
“Composición monotema:
Lámina verde de huerta,
rociada con un humo
de aire puro, a la "maniere"”.
Que es una delicatessen
que no lo podrán creer…

No tropiecen contra el muro
del inculto descreído:
¡¡¡¡Es minimalismo puro!!!

Neus dijo...

Un poema divertidísimo D. Love, gracias por la recomendación, aunque será difícil pasar con semejante ración. Un abrazo.