miércoles, 28 de diciembre de 2011

GÉNERO DE VIOLENCIA

La violencia verbal es un género de violencia.

Más que asombro, me causó indignación la oleada de críticas que provocó la frase de la recién nombrada ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad al hablar de "violencia en el entorno familiar" en lugar de "violencia de género". Intentaré explicarme, aunque dudo que me entiendan los que con tanta vehemencia han criticado a la ministra, en el hipotético caso de que alguno de ellos se deje caer por aquí, que lo dudo. No siempre podemos sobreponernos a nuestras limitaciones (me refiero a las mías como exégeta).
Empezaré diciendo que lo más grave de cualquiera de las expresiones que se han utilizado y propuesto para denominar este delito es precisamente la palabra que no falta en ninguna de ellas, "violencia", y que los apellidos que se le apliquen, "de género", "doméstica", "machista", "en la familia", "contra las mujeres", "en el ámbito o el entorno familiar", ..., no son más que intentos de designar el tipo de violencia al cual nos referimos y que está en la mente de todos.
Allá por febrero de 2.004, un mes y medio antes de las primeras elecciones que encumbraron a la Presidencia del Gobierno a Rodríguez Zapatero, éste declaró la intención de nombrar "un comité de sabios" para diseñar el modelo de televisión pública, y entre ellos estaba Fernando Lázaro Carreter, que entre 1.992 y 1.998 había dirigido la Real Academia Española. Sólo un mes después de este "nombramiento" y antes de las elecciones generales, Don Fernando moría en Madrid con casi 81 años. No llegó a conocer el resultado de aquellas elecciones generales ni las circunstancias que llevaron a él, y esa suerte que tuvo.
Poco tiempo después, en mayo de 2.004, la Real Academia redactó un informe ante la intención del Gobierno de enviar a las Cortes para su aprobación una Ley integral contra la violencia de género. La conclusión de la RAE, muy bien argumentada (incluso poniendo como ejemplo los nombres que le habían dado en países avanzados de nuestro entorno a sus leyes equivalentes), proponía designar la ley como Ley integral contra la violencia doméstica o por razón de sexo. El Gobierno se llamó andana y mantuvo la primera denominación en contra de la opinión de la RAE. Alguien de entre la pandilla de analfabetos que hemos sufrido durante 7 años, creo que argumentó que, claro, en la Academia eran casi todos hombres y probablemente no les interesaba una ley demasiado coercitiva contra las personas de su mismo "género".
Y ya han visto lo que le ha pasado a la ministra Ana Mato por intentar seguir las directrices de la RAE. Ahora comprendo una frase de un artículo de Pérez Reverte que leí no hace mucho en la que reprochaba a ZP haber "penalizado como delito el uso correcto de la lengua española".
¿Qué mentecato (o mentecata) puede llegar a decir que sólo por esta expresión de la ministra se pueden retroceder años en la lucha contra la violencia de género? ¿Por qué la denominación "violencia en el entorno familiar" rebaja la "violencia machista"? No me extrañará si dentro de poco solicitan la disolución de la Real Academia Española.
Hoy más que nunca lamento la muerte tan prematura de Don Fernando Lázaro Carreter. Me imagino lo que hubiese durado en el "comité de sabios" al ver el caso que se le hacía a la Academia. Estos siete años le hubiesen dado para la redacción de muchos dardos y nos hubiésemos reído mucho.


Vas a pagar muy caro tu alegato,
te vas a ver, ministra, en gran aprieto,
lamentarás tu falta de respeto
al nombre de las leyes, Ana Mato.


Ya te han echado encima el aparato,
ya te ha crucificado algún panfleto
y el encono más ruin y analfabeto
ha expresado en rebuznos su arrebato.


La ignorancia supina, el disparate,
y el descrédito inicuo, sin debate,
en España son hoy una epidemia,


y, más que sorprendente, es inaudito
que iletrados, cabezas de chorlito
acaten la opinión de la Academia.


LdP

4 comentarios:

merce dijo...

Lázaro Carreter, ah, le recuerdo de mis libros de texto de bachillerato... Aquellos ejercicios de sinónimos, qué tiempos.

Genial el soneto, D. Love, pero eso casi que ya no es noticia.

Un saludo.

Love de Pega dijo...

Es verdad, Merce, era más noticia ayer, y mi primera intención fue subir sólo el comentario en prosa, pero hoy me he puesto y me ha salido el soneto, que junto con la documentación que acompaña el artículo, me ha llevado su tiempo. Lo siento, intentaré la próxima vez ser más diligente.

Tannhäuser dijo...

¡Que importante es la palabra
cuando enuncia sensatez!,
mas la palabra soez
que usan los hijos de cabra,
es pura y simple memez.


¡Que burros! y menuda cantada de gallina la de Dª Mato achicándose ante ellos. D. Love, mucho me temo que aún no han empezado a gobernar y ya la están cagando por acojonados.

Love de Pega dijo...

Don Tann: Lo que más me desagrada de toda esta historia es el paso atrás de la ministra.

Saludos.