martes, 2 de marzo de 2010

ORÍGENES II: ROMANCE DE LA FOTO EN BOLAS


Una vez más ha saltado a los medios de comunicación la noticia de que el fotógrafo estadounidense Spencer Tunick ha vuelto a convocar a miles de personas para posar desnudas en sus tomas fotográficas. Esta vez ha sido en Sidney, Australia, ante el conocido Teatro de la Ópera, y, según cuentan, a su convocatoria han acudido unas 5.000 personas. No es la primera vez que lo hace, más bien la fama le viene, más que por su arte, por esta curiosa costumbre que tiene de convencer a tanta gente para que posen como vinieron al mundo. El 8 de junio de 2.003 ya lo hizo aquí en Barcelona, donde más de 7.000 personas acudieron a su llamada y posaron para el artista. El hecho inspiró a Love de Pega, que escribió este Romance de la foto en bolas.

Pues qué curiosa la imagen
de unas siete mil personas
que en el barrio de Montjuïc
se quedaron en pelotas
para salir en la foto
de un fotógrafo de moda,
que es un chico americano
que vino aquí a Barcelona
porque en su ciudad de origen,
una ciudad populosa
de los Estados Unidos,
no entienden mucho su obra
y hace seis o siete años
lo metieron en chirona
por hacer lo que hizo aquí
con quince o veinte personas
que en la sede de la ONU
posaron también en bolas
y el que manda en Nueva York,
que de arte está en pelotas,
opinó que está de él
hasta el rabo de la boina
y sin nada de pudor
le calificó su obra
de impúdica, pornográfica,
arribista y facilona.
Y aquí, ¿qué es lo que pensamos
de esta singular historia?
Los desnudos en el arte
no son cosa que impresiona,
desnudos pintaron muchos
y otros con piedra marmórea
esculpieron bellos cuerpos
o pintaron bellas formas
como hizo Miguel Ángel
o don Francisco de Goya
que inmortalizó a dos majas,
una vestida y la otra
sin pudor y sin recato
toda desnuda sin ropa.
Botticelli y Leonardo
también produjeron obras
con bellos cuerpos desnudos
de los pies hasta la gola.
¿Y quedará bien la foto
de estas siete mil personas?
Pues puede que sea bonito
en el fondo y en la forma
ese mosaico de cuerpos
que extendidos cual alfombra
eclipsaron el asfalto
de una calle en Barcelona.
Pero, ¿es arte todo esto?
Lo dudo, pero me consta
que como arte lo motejan
y cual arte lo valoran,
mas con el riesgo asumido
de que me llamen carroza,
muy solemne les confieso
que yo, me quedo con Goya.


Love de Pega

4 comentarios:

Neus dijo...

Enhorabuena por tu blog, me lo estoy pasando de lujo. ¡Esto se avisa antes!

Neus dijo...

Coincido contigo en que me quedo con Goya. Aprovecho para apuntar que una de las retratadas es nacida en Jorcas, María Mazón, retratada por Goya como regalo de bodas a su amigo Antonio Bailo, marido de María. El cuadro "Librera de la Calle Carretas, 7" está en la National Gallery de Washington.

Love de Pega dijo...

Bienvenida Neus a este sitio de intercambio donde vamos a compartir muchas cosas, ya verás. Muy interesantes tus notas sobre Goya, las desconocía.

Joana dijo...

Genial, M.A.
Neus és un plaer retrobar-te per ací, he llegit tot el que has comentat i chapeau!
Crec que ens ho anem a passar pipa.