viernes, 5 de marzo de 2010

ORÍGENES IV: EL ROMANCE DEL GRAN HERMANO


La verdad es que hay temas que no pasan de moda. Este romance lo escribió Love de Pega al poco de nacer en España este programa, que creo que ya va por la undécima edición, cuando el programa estrella de la telebasura se producía en Canal 9, la televisión valenciana, y se llamaba Tómbola. Lo que pienso en general de estos programas ya lo habréis intuido por la anterior entrada sobre la telebasura, lo que pienso de éste en particular lo podréis deducir de la lectura de este romance:

Yo que creía colmados
mis sustos televisivos,
mi capacidad de asombro
y mi desconcierto mismo
con la visión del programa
que en Canal 9 han parido
que dice llamarse Tómbola
y que presenta un tal Ximo,
y los jueves por la noche
cientos de personajillos
se nos cuelan en las casas
a traición y sin permiso
y nos quieren convencer
con patético cinismo
de sus virtudes o méritos,
de su encanto o de su tino,
de su arte, de su magia,
de su elegancia o su físico
que por triunfar poco importa
la razón por la que ha sido,
el hecho es vivir del cuento
y que trabaje el vecino.
Yo, que creí rebasado
mi asombro, como bien digo,
me encuentro con un programa
que se emite en Telecinco
al que habría que buscar
algún calificativo
que pudiera resumir
su carácter y su estilo,
pero lo cierto es que yo
no me atrevo a sugerirlo.
El programa nos enseña
sin pudor y sin remilgos
la vida de diez personas
en un chalet recluídos.
Al principio parecía,
por los amores surgidos,
un sitio de esos que buscan
a las mujeres marido
y a los maridos esposa,
pero pasado ese inicio,
tras algunas deserciones
aquello se ha convertido
en la casa de acogida
o en un centro de retiro
de algunas de esas mujeres
que han practicado el oficio
que dicen que es el más viejo
que en el mundo se ha ejercido.
Pero al margen de estas cosas
que sugieren poco tino
a la hora de elegir
a las chicas o a los chicos,
el programa es una mierda
como la copa de un pino,
porque, ¿qué me importa a mí
cómo se peina este chico
o cómo se afeita el otro
o cómo tiene el ombligo
un mentecato cualquiera
de los que habita el recinto?
Que lo explique la Milá
si es que se atreve a decirlo
o si es que tiene respuesta
para tanto desatino.
Mas permítanme un consejo
antes de haber concluído
esta crítica mordaz
escrita en sencillos ripios:
olvídense de estos bodrios
que llaman televisivos
y cuando asomen la jeta
Milá, Mariñas o Ximo,
apaguen la conexión
y refúgiense en un libro.


Love de Pega

4 comentarios:

Anónimo dijo...

No lo sigo, me parece un cruel experimento con guión, un circo en el que las bestias son humanos y luego les queda el circo de los platós. No merece la pena perder el tiempo con ello. La crítica muy buena y muy divertida. Consue.

Shikilla dijo...

¡Muy buena crítica! jajaja, me he reído, gracias.

Joana dijo...

Un poema d'una crítica molt directa i al temps fresca i divertida.
Jo tampoc no l'he vist mai, però el pitjor va ser quan a la seua gran època tota la gent del meu voltant el comentava i coneixia tot el que allí passava amb pels i senyals i jo no podia entrar en conversa. Per uns moments pensava si no seri jo un bitxo rar i extrany. Tots estaven aldia, era el centre de les seues vides, fins que amb el temps ja passà a un segon terme i finalment vaig poder respirar.
Molt bó el poema, de debò.
B7s

Neus dijo...

¡Que bueno! Qué bien has hecho de hacernos partícipes de tu ingenio, me lo paso en grande leyéndote. No quiero malgastar mi tiempo viendo estos programas, estoy de acuerdo.
Un beso Love de Pega