miércoles, 2 de febrero de 2011

CALIGRAFÍA, MARIANO

Por la edad que tiene Don Mariano, bien pudo conocer en su infancia aquellos cuadernos verdes de Caligrafía Rubio que pretendían mejorarnos la letra durante nuestra edad escolar. No entiendo nada de grafología, pero creo que en la letra también se refleja nuestra personalidad y aquellos trazos tan pautados y perfilados me parecen hoy, después de tantos años, demasiado postizos y artificiales. Con el tiempo, todos elegimos una rúbrica y desarrollamos una personalidad y una forma de escribir, pero de ahí a no entender ni su propia letra, va un abismo, señor Rajoy.


¡Oh!, líder natural de la gaviota,
que cualquiera te pone en un aprieto,
a ver cómo redactas tu panfleto
que no parezca broma o chirigota,
si otra vez te entrevista Pedro Jota,
y si escurres el bulto y no concretas
no sabiendo leer tus papeletas,
apunta este remedio terapéutico:
contrata de asesor a un farmacéutico
que al menos interprete tus recetas.

LdP


5 comentarios:

Carlos Galeon dijo...

No es por la caligrafía
ni tampoco por la vista,
es porque no tiene lista
ni solo radiografía,
(no por falta de porfía),
sino más bien de talento,
pues que ya en todo momento
el Gobierno ha elaborado
y medidas ha tomado
más propias de su elemento.

aspirante dijo...

Mucha memoria (que no inteligencia) para aprobar oposiciones, pero luego no recuerda lo que tiene que votar.
Siempre dice sí, cuando debiera decir no.

Siempre nos quedará Esperanza, aunque trate de fulminarla.

Tannhäuser dijo...

D. Love:

Compromiso social muy importante
me reclamaba, en tono expeditivo
y yo fui, al galope, tan campante
porque no iba a dejar mi aperitivo.

Aperitivo que es muy reconfortante,
de buen tinto, sin trazas de aditivo,
así como cerveza espumeante
que ejerce un efecto sedativo.

Acompañado con tapas de cocina
y productos de matanza de cochino
juntamente con queso, bien curado

forma una mezcla excelsa y aún divina
de la que soy devoto, cual doctrino.
Por el alto motivo que he apuntado

Me retrasé en venir aquí a informarle
de mi blog y de paso, a invitarle.


Aunque ya le expliqué la cosa en respuesta a su comentario en mi blog, se lo amplío aquí en su casa. Y muchas gracias por su visita que espero sea lo mas frecuente posible.

Love de Pega dijo...

Amigo Tann:

Si espera un aperitivo
con tapas, queso y jamón,
desdeñar al anfitrión
es asunto delictivo,
en eso soy comprensivo
y le otorgo mi aquiescencia,
haga caso a su apetencia
que otra cosa es desatino,
si tuvo la culpa el vino
no le pongo penitencia.

Tannhäuser dijo...

Danke sehr Herr Love.

Le agradezco que no me imponga penitencia por cumplir con mi saludable costumbre diaria y aprovecho para sugerirle que si alguna vez viene usted a la (aún) capital de España me lo haga saber para pegarnos un homenaje.

Aparte de numerosas tascas, tabernas y bares del centro que es mi barrio, conozco un pequeño restaurante en la calle de su casi tocayo, donde se come de fábula.