martes, 22 de febrero de 2011

QUELQUE CHOSE A LA RIEN DE RIEN

Quizá merecían haber sido incluidas, entre las catorce entradas del aniversario, alguna de las dos que me inspiró mi amigo Pedro en su blog EN SERIO Y EN BROMA. Aquella del Curso de cata de melones y sandías y la otra que titulé Nouvelle cuisine, son entradas que tuve que desechar en beneficio de otras con menos aire gastronómico. Como desagravio, voy a versificar otra de sus geniales recetas QUELQUE CHOSE A LA RIEN DE RIEN, que nos comunicó el pasado lunes 7 de febrero.


Hoy quiero cocinar con casi nada
un buen plato de vista apetitosa,
reprimid vuestra vena artificiosa
y atendedme, que no es cualquier bobada.

Pongamos que en rodajas o enlatada
compramos en la tienda “cualquier cosa”,
si puede ser, de pinta apetitosa,
de aspecto seductor, bien presentada.

Se extiende “cualquier cosa” sobre el plato
con escaso artificio y sin boato,
como mucho, en filete o en juliana,

y de un vino de precio moderato
te metes lo que viene a ser un chato,
y de postre, naranja valenciana.

LdP

Muchas gracias, Pedro, por tus recetas y el humor que nos regalas a diario.

6 comentarios:

Pedro dijo...

Muchas "mercies" D. Love por este inesperado regalo. Como Ud. puede comprobar con "quelque chose" se pueden hacer ricos platos y cuando no hay "quelque chose" hay que conformarse con "rien de rien".
Un abrazo de oso con madroño incluido.

iNtERMitENtE iMpERtiNENtE dijo...

Primero la Nouvelle Cuisine, después la Cocina Tecnoemocional o Molecular, y ahora, la Gastronomía Mínimal...

De Bocusse a Adriá y a don Pedro en tres gráciles saltos...

Enhorabuena por la receta, y por la rima, le llenan a uno, ambas...

Old Nick dijo...

Cuando yo era Estudiante,
el Pan, con lo que Fuera,
era, en sí, lo Importante.
Pues Si el Pan me Faltaba,
el Gusano del Hambre Puñetera,
del Todo no Engañaba...
Pero si un Chusco Había,
Ya un Canto a la Alegría,
mi Estómago Entonaba
y Calmado luego, se Dormía...

Quien no conoce el Hambre ni el Afán
Ignora el Bien Divino que es el PAN.

Saludos Don Love y Don Pedro.
¡Du Pain, et quelque Chose!
et
¡¡RIAU RIAU!!

Tannhäuser dijo...

D. Love, yo seguí sus instrucciones
y no vea usted lo mal que se me ha dado,
me han pisado, mordido y me han pegado
una enorme patada en los cojones.

Yo emplaté un par de osos asturcones
de carácter feroz y endemoniado
pues lucharon, con genio denodado
para no ser cortados en raciones.

¡Ay!, me han dado los osos una pana
terrorífica, se han bebido el vino,
comido la naranja valenciana;

este plato es terrible y asesino
mas no ha de ser esta experiencia vana
y creo que ya le he cogido el tino:


Extiéndese en el plato, cualquier cosa...
que no sea ni un oso ni una osa.

Love de Pega dijo...

Tann, acláreme en qué supermercado
le han conseguido un oso y una osa
yo le aseguro, amigo, que es la cosa
la más irracional que me han contado.

Su aventura fatal no me ha extrañado,
ni lo de esa patada aparatosa,
ni tampoco la forma belicosa
de resistirse a verse fragmentado.

Yo le aconsejo un caldo de gallina,
desprecie la pechuga de asturcona
que es carne correosa y poco fina

y aunque es una minuta facilona,
pruebe con un jurel o una lubina
que hay buen pescado fresco en Mercadona.

Tannhäuser dijo...

D. Love, lo que a mí me ha sucedido
es que vine a juzgar apetitoso
un buen asado de pernil de oso
con puré de castañas guarnecido.

En Finlandia, según tengo entendido
el plato nacional es carne de oso
y por ese motivo, presuroso,
cursé hasta Finlandia mi pedido.

Tardaba en llegar y fui a Somiedo
en busca de los osos nacionales
que son más pequeñitos, a ojos vistas.

Propuse el guiso y les importó un bledo
portándose groseros y brutales
(imagínome que eran comunistas).

Reconozco que es más recomendable
pescado en Mercadona que oso bable.