martes, 25 de febrero de 2014

REVILLA

No es la primera vez que el ex-presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, aparece por estas páginas. Es un hombre que a casi nadie deja indiferente. Hace pocos días ha protagonizado la penúltima. A mí no me parece tan mal el episodio, yo también era de los que compraba Interviú por los artículos de fondo.
Tengo que aclarar que en esta ocasión, en contra de mis principios, voy a adelantarme a la Real Academia y utilizar un término que todavía no ha entrado en el diccionario. Me perdonarán el desliz, pero es que me consta que es cuestión de días que sea aprobado por los académicos. Se trata del término "escoño", que va a ser definido poco más o menos como "puesto, asiento de los Parlamentarios en las Cámaras Legislativas desde donde se podrán consultar revistas para adultos". Si viviera Cela, esto ya estaría en el diccionario seguro.


Cántabro de añejo cuño,
no me sorprendo ni extraño,
en ti no hay trampa ni engaño,
viejo gañán del terruño.
Levanta arrogante el puño,
orgullo de la montaña,
esgrime altivo la hazaña
desde el sillón de tu escoño
porque en la flor del otoño,
tú, Revilla, eres España.

LdP

2 comentarios:

Chafachorras dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Chafachorras dijo...

Ya te han pillado norteño
en las cortes sin aliño
holgándote como un niño
ojeando caliqueños.
Y aunque sueles tu, pastueño,
tomártelo todo a coña
ante la gente gazmoña,
permite que te regañe
porque aunque mucho te extrañe
tu escaño nos da vergoña