miércoles, 19 de mayo de 2010

DAVID VILLA

SI AYER ERA RUBÉN BARAJA, DAVID VILLA TAMBIÉN SE MERECE UNA CALUROSA DESPEDIDA. NO DESCUBRO NADA SI AFIRMO QUE ES UN JUGADOR EJEMPLO DE PUNDONOR, PROFESIONALIDAD Y GARRA, ADEMÁS DE CALIDAD E INSTINTO GOLEADOR. CREO QUE SUS MEJORES AÑOS COMO FUTBOLISTA LOS HA DADO EN EL VALENCIA Y SI FUERA BRASILEÑO, SERÍA MUCHO MÁS VALORADO ECONÓMICAMENTE, NO OBSTANTE, SU FICHAJE (PAGA LAPORTA) VA A ALIVIAR LAS SUFRIDAS ARCAS VALENCIANISTAS. SUERTE Y SÓLO RECORDAR QUE EL BARÇA EL AÑO QUE VIENE VA A DAR MÁS MIEDO TODAVÍA.

¿Quién merece un homenaje?
EL GUAJE
¿Quién es bravo como un cid?
DAVID
¿Quién la mete si la pilla?
VILLA

Jugador de maravilla
que la próxima semana
según la prensa apostilla
se vestirá de azulgrana
es EL GUAJE DAVID VILLA.

LdP


4 comentarios:

iNtERMitENtE iMpERtiNENtE dijo...

Es digno, y de justicia, el ovillejo
a tan buen y excelente deportista,
que ha sido goleador valencianista.
Ya ve, que como soy un zorro viejo,

del coste de millones, no me quejo,
pues por ellos, el gran especialista
goleará en el club barcelonista,
dejando a Florentino circunflejo.

Al chico le va a ir de maravilla
pues que hablen en idéntico lenguaje
Andrés Iniesta, Xavi y David Villa,

garantiza que será bueno el encaje.
Que tiemble Ibrahimovic por su silla
que a poco que se duerma, juega el guaje.

Neus dijo...

illa,illa,illa...illa maravilla!! ¡tendría que llamarse Bienvenido!

Tannhäuser dijo...

D. Love, un suplicatorio
hasta Vuecencia yo elevo:
le ruego que un aire nuevo
comunique al repertorio
y en el lugar meritorio
nos ponga una nueva entrada
ingeniosa y trabajada
cuya lectura me aporte
gran placer, pues... de deporte
confieso que no se nada.

Bueno, de deporte sí,
solo que de fútbol, no,
por eso me pierdo yo
según voy leyendo aquí.
La cosa no es baladí,
desconozco al personaje
y me llena de coraje
que para aprender, soy viejo,
pero aplaudo su ovillejo
aunque ignoro qué es un guaje.

Love de Pega dijo...

Señor Tannhäuser, el guaje
es un término asturiano
de cierto corte aldeano
que moteja a un personaje
de edad de poco bagaje,
o en término más normal,
un muchacho o un chaval,
o quizá mejor le explico:
lo que viene a ser un chico
en lenguaje habitual.