sábado, 15 de mayo de 2010

RECETA DEL SONETO



Apunten la receta del soneto,
estrofa muy del gusto de las gentes,
se empieza por mezclar los ingredientes
y armar los cuatro versos de un cuarteto.

Para hacer el segundo, yo someto
unos cuantos palabros aparentes
con glosas más o menos coherentes
y no existe hasta aquí ningún secreto.

Los tercetos son cosa delicada
que admiten más maneras de rimar,
primero está la forma encadenada,

que es un modo elegante de versar,
mucha gracia, al horno gratinada,
una pizca de ingenio y presentar.

LdP

8 comentarios:

Tannhäuser dijo...

Don Love, su soneto me ha encantado
por gracioso y además, original,
presentando al soneto mas cabal
como guiso de palabras, emplatado

El suyo está, realmente, bien guisado,
y hace gala de un toque magistral
como el plato de un chef fenomenal,
con lujo y elegancia presentado.

Quiero darle un aplauso bien grandote
por su excelsa manera de rimar,
aunque no haya explicado el estrambote,

condimento que no se suele usar
por uno estar sudando hasta el cogote
si logra los tercetos acabar,

pero que yo, forzado estoy a usarlo,
ya que he sido tan tonto de nombrarlo.

Love de Pega dijo...

Don Tannhäuser me pide muy cumplido
que incluya en la receta el estrambote,
no suelo utilizar este pegote
y al faltar la costumbre no he caído.

Créanme que me siento compungido,
me delata mi rostro pasmarote,
merezco un pescozón y un capirote
por mi gran negligencia y por mi olvido.

Unir algunos versos no es decreto
ni asunto imprescindible del soneto,
ni prueba necesaria que lo avale,

yo sigo las consignas del libreto
y con catorce versos lo completo
y no le añado más si no me sale.

Aunque a veces me salgo del sendero
y pongo un pareado porque quiero.

iNtERMitENtE iMpERtiNENtE dijo...

Por más que la receta, me receto,
Don love, yo lo intento, y no me explico,
la sal de mi cuarteto rectifico,
y es fruto de los fallos que cometo.

Sudor y sacrificio yo le meto,
de ambos buena dosis, siempre aplico,
mas no acaban de salir, “rico, rico”,
los cuatro con que acabo otro cuarteto.

Condimento, con tercetos, este guiso,
sin mejoras en la gastronomía.
Acabando el primero, yo lo aviso:

No habrá quién coma de esta porquería.
Me pasa siempre, cuando yo improviso,
mejor que vuelva a hacerlo cualquier día…

iNtERMitENtE iMpERtiNENtE dijo...

Si al engendro le añado algo de bote,
Sería el colofón, …el estrambote.

Tannhäuser dijo...

Mi inocente apostilla ha conseguido
sin siquiera yo habérmelo propuesto
que ahora usted, diligente, haya compuesto
un segundo soneto distinguido.

En el cual se nos muestra compungido
y aún de hacer penitencia bien dispuesto
pero no es necesario nada de esto;
yo le he felicitado, no reñido.

Catorce versos, ¡cierto!, es un soneto
y con ellos, el guiso está completo,
no precisar de mas aditamento

porque ellos constituyen su esqueleto,
su base de cuarteto y de terceto
y el estrambote,... solo es condimento.

Love de Pega dijo...

Intermitente gusta ser discreto
mas su rima es rima de alta escuela,
emplea como nadie la espinela
y es hábil si compone algún soneto.

Ajusta y organiza el alfabeto,
y al horno, en la sartén o en la cazuela
compone la más bella cantinela
y tiene bien ganado mi respeto.

Y Tannhäuser, tiene usted razón,
rimar el estrambote es una opción,
pasar de los catorce da pereza,

y envidioso me dice el corazón:
si el Barça ha resultado campeón,
que Intermitente pague la cerveza.

iNtERMitENtE iMpERtiNENtE dijo...

El triunfo, al ganador, eso comporta.
Me gusta solo el fútbol de belleza,
de valores, de cantera y de nobleza,
que lo aprecien y valoren reconforta.

La cerveza se me antoja un poco corta,
por el triunfo, y por su naturaleza,
no es eso lo que riega su cabeza,
si celebra, contento, Jan Laporta.

Convido, mi alegría a ello me mueve,
a un cava, que les brindo bien fresquito,
al haber llegado a los noventa y nueve,

con entrega y entereza de granito…
Un culé, que por ello se conmueve,
a ustedes se lo agradece infinito.

Neus dijo...

Mmmm, una sublime degustación. Rico, rico