sábado, 27 de noviembre de 2010

PA AMB TOMACA

Alguien definió alguna vez a la dictadura como el régimen en que todo lo que no está prohibido, es obligatorio. En Cataluña, por virtud del nacionalismo gobernante, se obliga por ley en los negocios públicos a rotular en catalán y ahora también a los hoteles de cuatro o más estrellas a servir "desayunos catalanes". Creo que la rica y variada gastronomía catalana no necesita esa "protección" oficial porque "la buena tela en el arcón se vende", y lo que demuestran los políticos que legislan así es su desconfianza con los propios productos de la tierra.


Era buena alternativa,
untar tomate maduro
cuando el pan estaba duro
y echar aceite de oliva.

No era mala iniciativa
pues libraba de un apuro
y además, estoy seguro
que también era ahorrativa.

Pero falta un ingrediente
escaso y poco corriente
en política actual,

es preciso y muy urgente,
sazonar al dirigente
con una pizca de sal.

LdP

5 comentarios:

Tannhäuser dijo...

D. Love, creo que está usted equivocado, la referencia era para definir a Suiza, como "un país en el que lo que no está, formalmente, prohibido, es obligatorio".

Al menos así lo contaba un amigo que trabajó allí, hasta la jubilación.

Tannhäuser dijo...

Rica, sana y ahorrativa
la cocina es aún mejor,
ya que un guiso sin sabor
es como una lavativa,

la salud es cosa esquiva
y el dispendio da terror;
siga, estimado señor,
esta nota informativa:

con picante bien potente
guise un plato consistente
recio y fuerte como un mulo

y métale, diligente,
al insulso dirigente,
la guindilla por el…

Love de Pega dijo...

Gracias por la información sobre Suiza, amigo Tann, pero yo la versión que había oído era la otra.

En cuanto a su sonetillo, muy bueno, y de terapia más agresiva que la mía. Una pizca de sal contra un supositorio de guindilla. Me temo que si usted fuera médico, los operaría de hemorroides por la boca y de anginas por el ... otro extremo del conducto.

(Perdone que no le conteste en verso como Vd. se merece, pero es tarde y me voy a dormir. Déme tiempo y mañana lo intento).

iNtERMitENtE iMpERtiNENtE dijo...

(Extraído de mi blog)

En la redacción de la noticia, no queda claro si con la obligatoriedad de servir dichos desayunos, viene implícita la obligatoriedad por parte del cliente, de comérselos… osea, bajo amenaza de multa, que para eso, nuestro casi extinto gobierno tripartito es todo un experto de la sanción y el multerío.


Come y calla, vil turista...
¿Que deseas huevos fritos?
¡Pues si que sois exquisitos,
la clientela elitista,
pija, antinacionalista,
que frecuenta estos garitos!…
Pues lo siento, que por ley,
de Rosas a Calafell,
comerlo es obligación:
Haz aaaa, que viene el avión
y es manjar digno de rey:

“Pan tumaca y butifarra”...
Y luego, inglés mal nacido,
ya podrás irte de farra…

Cómelo, sin asco, gringo,
que como te dejes algo,
te desmantelo el chiringo,

y le quito tres estrellas…
quedando, de esa manera,
en motel de carretera…

Javier dijo...

Ni sabía que el "pa amb tomaca" es fruto del amor que siente el catalán por el ahorro, en mi tierra con el pan reseso hacemos picatostes o sopa de ajo. Cada región tiene su forma de ahorrar y más ahora que el amo de la despensa es zAPAtero.

Un abrazo. Buenos versos D. Love, buenos versos.